FAQ's

Preguntas frecuentes

Puede encontrar los productos BALLARINI en la tienda online de ZWILLING y en tiendas especializadas o grandes almacenes. Encuentre aquí la tienda más cercana a su domicilio.

Los productos BALLARINI con revestimiento antiadherente son ideales para cocinar con poca grasa. De todos modos, hay razones importantes para usar algún tipo de grasa. Si la carne se dora en aceite caliente, los poros se cierran más rápidamente y la carne queda más jugosa. Además, el aceite y la mantequilla difunden mejor los sabores y son parte esencial de la gastronomía. Por último, la grasa facilitan la disolución de las vitaminas liposolubles A, D, E y K y estas importantes vitaminas sólo pueden absorberse si primero se han disuelto.

Retire todas las etiquetas de su nueva cacerola o sartén y enjuáguela a mano. Seguidamente, llénela con un litro de agua y lleve a ebullición. Vacíe el agua, deje que el recipiente se enfríe y séquelo cuidadosamente. Finalmente, unte la superficie antiadherente con un poco de aceite.

Deje primero que el recipiente se enfríe. Recomendamos el lavado a mano. Emplee siempre una esponja y detergente líquido. En el lavavajillas, recomendamos usar detergente líquido y un programa a poca temperatura. Es mejor para los recipientes y contribuye a la protección del medioambiente. Usar el lavavajillas no afecta la calidad de los productos pero puede alterar el color y en aquellos recipientes sin recubrimiento exterior, pueden aparecer trazas de óxido. Recuerde que el lavavajillas no es un modo suave de lavar. A la larga, los detergentes pueden dañar las superficies exteriores y las piezas de aluminio sin recubrimiento. No olvide untar con aceite las superficies antiadherentes después de varios lavados.

Si es necesario, las sartenes y las cacerolas pueden lavarse en el lavaplatos, pero es preferible hacerlo a mano. Tenga en cuenta que los recipientes de aluminio sin tratar o de aluminio sin revestimiento no son aptos para el lavavajillas. Recuerde que el lavavajillas no es un modo suave de lavar. A la larga, los detergentes pueden dañar las superficies exteriores y las piezas de aluminio sin recubrimiento. No olvide untar con aceite las superficies antiadherentes después de varios lavados.

BALLARINI dispone de dos tipos diferentes de revestimientos para sus productos. Los primeros a base de PTFE (politetrafluoretileno), más conocido por el nombre de la marca registrada Teflón. BALLARINI dispone también de revestimientos cerámicos. Los productos con superficies cerámicas antiadherentes son más resistentes a las rayaduras y a las temperaturas elevadas que los de PTFE. Sin embargo, las propiedades antiadherentes del PTFE son más notorias. La superficie de los productos con PTFE no se desgastan con el uso habitual en el hogar y utilizados de forma adecuada se asegura una larga vida útil. En los casos en que el recubrimiento PTFE se daña, ocurre por sobrecalentamiento (más de 260º C), si se raya con utensilios metálicos o si se lava con productos abrasivos. Nunca debe calentarse el recipiente si está vacío, mientras que si contiene comida, resulta casi imposible que se sobrecaliente.

No caliente tampoco productos con revestimiento cerámico si están vacíos. La superficie podría resecarse y resquebrajarse. Este tipo de daños no están cubiertos por la garantía.

Tenga en cuenta que una vez alcanzada la temperatura de cocción debe disminuirse la potencia de la fuente de calor y que al finalizar la cocción, el recipiente debe retirarse de la superficie caliente.

Antes de emplear utensilios metálicos lea detenidamente las instrucciones de uso de su recipiente. Algunos productos permiten el empleo de utensilios metálicos que no sean puntiagudos. Sin embargo, para evitar dañar las piezas, es preferible usar los de madera o plástico, más suaves. Los utensilios metálicos acortan la vida útil de los recipientes. No emplee nunca utensilios afilados o puntiagudos ni corte la comida en la cacerola o sartén.

Se recomienda el uso de utensilios de madera, plástico o silicona. Por lo general deben evitarse los utensilios puntiagudos o afilados, ya que pueden rayar la superficie antiadherente e invalidar la garantía.

Los recubrimientos antiadherentes tradicionales de BALLARINI (negro, ligero y Granitium) contienen PTFE (politetrafluoretileno). Hasta el momento, este polímero garantiza las mejores propiedades antiadherentes para el menaje de cocina. El politetrafluoretileno es un fluoropolímero formado por moléculas que contienen carbono y flúor. El revestimiento antiadherente no se ve afectado por compuestos ácidos ni alcalinos y se mantiene estable cuando se calienta. Las autoridades sanitarias de los Estados Unidos, Canadá, Europa y otros países han aprobado el uso de revestimientos que contienen PTFE para los recipientes de cocina que entran en contacto con la comida. Se trata de una substancia inerte que no reacciona con los alimentos, ni con el agua ni los detergentes. En caso de que se ingiera accidentalmente, es completamente inocuo. Si se ingiere una partícula desprendida de una superficie dañada, esta se eliminará sin digerir. La FDA (Administración de alimentos y medicamentos de los EEEUU) ha dictaminado que la ingestión de partículas antiadherentes no causa perjuicio para la salud. Sin embargo, las rayaduras importantes sí afectan a las características antiadherentes de los recipientes.

El PTFE se usa ampliamente en el ámbito de la medicina. El polímero del que está fabricado el recubrimiento antiadherente es tan inocuo, que se usa en cirugía torácica o por ejemplo para revestir los marcapasos.

De acuerdo con el Instituto federal de evaluación de riesgos, el uso de cacerolas o sartenes dañados no supone ningún tipo de riesgo para la salud de los consumidores. Simplemente, deben reemplazarse porque ya no cumplen con su función antiadherente.

El instituto federal de evaluación de riesgo ha dictaminado que la ingesta accidental de partículas del revestimiento no es perjudicial. Estas partículas son inocuas, inertes e inofensivas. Si se ingieren el cuerpo las elimina directamente, sin absorberlas.

A temperaturas muy elevadas la calidad del revestimiento puede empezar a deteriorarse: puede decolorarse o perder sus propiedades antiadherentes. Esto ocurre alrededor de los 260º C. A temperaturas por encima de los 360º C el PTFE desprende vapores venenosos. De acuerdo con el Instituto federal de evaluación de riesgo, no existe riesgo si se utiliza de forma correcta. Si hay comida en el recipiente, el olor a quemado advertirá inmediatamente de la temperatura excesivamente alta. La mantequilla y el aceite empiezan a quemarse a 204º C y humean, mientas que la superficie antiadherente sólo empieza a deteriorarse por encima de los 349º C. Por este motivo, cuando el recipiente está lleno, el sobre calentamiento del PTFE es muy improbable.

Es mejor siempre calentar las sartenes a fuego bajo o medio. Si un recipiente vacío se deja sobre la fuente de calor, en pocos minutos se alcanzan temperaturas muy elevadas (por encima de los 316º C). Por eso no hay que dejar nunca un recipiente vacío ni desatendido sobre una fuente de calor. En el caso de los productos equipados con tecnología Thermopoint estos pueden calentarse vacíos hasta que el indicador Thermopoint cambie de verde a rojo. En el momento en que se ha alcanzado la temperatura adecuada para cocinar, puede colocarse la comida y disminuir la potencia de calor para ahorrar energía.

Todos los materiales sobrecalentados, también estos revestimientos, producen humo y cualquier tipo de humo puede ser irritante o dañino. La mantequilla, el aceite y otras grasas empiezan a humear a 204º C. Este humo puede irritar ojos, nariz y garganta y en ocasiones, incluso causar problemas respiratorios. Debido a su particular sistema respiratorio, los pájaros son especialmente sensibles al humo y por eso recomendamos mantenerlos alejados de la cocina. A temperaturas por encima de los 260º C las superficies antiadherentes empiezan a deteriorar su aspecto y perder sus propiedades. Los signos más significativos de degradación sólo se hacen visibles a más de 316º C y sólo a estas temperaturas extremas (316º C y por encima) las superficies antiadherentes generan humo irritante. En caso de que esto ocurriera, aconsejamos retirar el recipiente de la superficie de cocción y ventilar la zona.

A consecuencia de un sobrecalentamiento, las propiedades antiadherentes pueden verse afectadas y con el tiempo desprenderse la capa de revestimiento. Las manchas pueden limpiarse con una esponja suave. Para manchas más rebeldes inténtelo hirviendo 1 cucharada de lejía en ¼ de litro de agua a fuego lento unos 15-20 minutos. Lave, aclare y seque el recipiente y después engráselo ligeramente. Tenga en cuenta que una superficie dañada ya no cumple su propósito y por tanto deben desecharse.

Esto es completamente FALSO. Esta alarmista información es totalmente engañosa. De hecho, se origina en una propuesta de la EPA (la agencia para la protección del medio ambiente de EEUU). Se trataba de la participación voluntaria en un programa para la reducción gradual de las emisiones de un compuesto biopersistente llamado PFOA y su total eliminación en 2015. Esta solicitud, hecha en 2006, estaba dirigida a ocho empresas multinacionales que utilizaban PFOA en el ciclo de producción de sus fluoropolímeros. Ese compuesto se ha confundido con el PTFE, más conocido como Teflón, marca registrada por DuPont, quien, a finales de los años treinta, descubrió las excepcionales propiedades de este polímero. El fluoropolímero se emplea para conferir al recubrimiento de las piezas de menaje su propiedad antiadherente. Los revestimientos de BALLARINI no contienen PFOA.

Últimamente los medios de comunicación han centrado su atención sobre la relación entre el PFOA (ácido perfluoroctánico) y los recubrimientos antiadherentes. Los revestimientos antiadherentes de BALLARINI NO contienen PFOA. El PFOA es un componente que se usó en el pasado como aditivo en la fabricación de politetrafluoretileno (PTFE) en pocas partes por millón (ppm). Hace ya tiempo que no se emplea PFOA en los ciclos de producción de la materia prima usada para fabricar recubrimientos antiadherentes. Por tanto, este compuesto no está presente en los recipientes antiadherentes. Los fabricantes de plásticos, que también fabrican fluoropolímero, lo dejaron de emplearlo en 2010. El objetivo de eliminar el compuesto del ciclo de producción se alcanzó cinco años antes de lo previsto.

No, el recubrimiento antiadherente sólo puede aplicarse en el proceso inicial de fabricación.

Por lo general los recipientes se deforman debido a un choque térmico (por ejemplo si un recipiente vacío se sobrecalienta, si uno muy caliente entra en contacto con agua fría o se coloca sobre una superficie muy fría, etc.) Los golpes durante el transporte también los pueden dañar o deformar. Este tipo de daño acostumbran a ser causados por caídas o por si se guardan de forma incorrecta.

Las materias primeras que confieren las propiedades antiadherentes son diferentes en los recubrimientos cerámicos y en los otros con PTFE. Los revestimientos cerámicos son híbridos, formados por materiales orgánicos e inorgánicos, mientras que los recubrimientos tradicionales con PTFE están formados por fluoropolímeros (carbono y flúor) y son por tanto inorgánicos. Un buen recubrimiento tradicional de PTFE (negro, ligero o Granitium) es considerablemente más duradero que uno cerámico. Sin embargo, un recipiente con superficies cerámicas es más adecuadas para asar carne ya que resiste temperaturas muy elevadas y es algo más resistente a las rayaduras que los recipientes con PTFE. Las propiedades antiadherentes del revestimiento cerámico disminuyen considerablemente si se usa el lavavajillas.

No. El revestimiento cerámico no difiere de uno tradicional con PTFE en lo relacionado a la sostenibilidad y al impacto medioambiental.

No, los tradicionales son tan seguros como los cerámicos.

Un estudio de mercado muestra que un 90% de todas las piezas de menaje vendidas son antiadherentes. Los recipientes antiadherentes son idóneos para muchas de las tareas de la cocina. Además de freír alimentos que habitualmente se pegan, como huevos fritos, crepes o patatas fritas, estos recipientes son también adecuados para elaboraciones más sofisticadas y en particular aquellas que requieren poca grasa. El hecho de que se limpien con facilidad es otro punto a favor que los hace indispensables para muchos cocineros y grandes chefs.

En primer lugar debe asegurarse de que el tipo de recipiente es adecuado para la superficie de cocción. Para ayudarle, en nuestros embalajes encontrará símbolos que indican los tipos de cocina adecuados para cada producto. Asegúrese de usar recipientes aptos para inducción si tiene una placa de inducción.

Por lo general, puede usar todos los recipientes para preparar verduras, pescado, carne y pasta. Evidentemente, las diversas cacerolas y sartenes tienen estructuras y características distintas y son más apropiadas para algunos platos. Por ello ofrecemos una amplia gama de productos de menaje, ya sea para uso general o para preparar especialidades. Desde creperas a rustideras, pasando por parrillas para asar; hay recipientes para todos los usos y gustos. Descúbralo por si mismo en nuestra página web.

No, nuestros productos no contienen nanomateriales.

3Beschichtungen
Descubra ahora nuestra amplia gama de productos BALLARINI en nuestra tienda online.